miércoles, 7 de noviembre de 2007

Respirar Mejor.

Con la práctica del pranayama los músculos de la respiración y los pulmones funcionan con más eficacia y, al cabo de algún tiempo, lo hacen de forma habitual, con gran beneficio para el bienestar psicofísico. La respiración yóguica aumenta la vitalidad del cuerpo, mejora la transformación de aire en los pulmones, purifica la sangre, calma y tonifica el sistema nervioso y fomenta el equilibrio mental y la ecuanimidad. Relaja el cuerpo y la mente. Una respiración correcta enriquece la sangre, estimula la circulación y nutre de fuerza vital la sangre, los tejidos y los órganos.