miércoles, 7 de noviembre de 2007

Necesidad de Oxígeno del Hombre.

Los billones de células de nuestro cuerpo necesitan respirar, necesitan tomar oxígeno y devolver dióxido de carbono, el producto de desecho de las actividades que realizan las células. Los pulmones hacen que el oxígeno pase del aire que respiramos a la sangre para llevarlo a las células.

La circulación de la corriente sanguínea lleva también los gases residuales y los pulmones los expulsan como dióxido de carbono al expeler el aire con la respiración.
Podemos decir que el oxígeno es nuestro principal alimento. Es imprescindible para el proceso metabólico del que depende nuestra vitalidad. Con la combustión de los alimentos se produce energía.

Se necesita una aportación de oxígeno grande y constante para la combustión de los productos alimenticios (oxidación). La cantidad que absorbemos a través de la piel es insuficiente para satisfacer estas necesidades, por lo que dependemos del funcionamiento de los músculos y órganos del sistema respiratorio.