miércoles, 7 de noviembre de 2007

Respiración Defectuosa

Sólo una minoría de adultos respiran con toda eficacia y sacando el máximo partido para su salud. Los niños, salvo que tengan algún defecto físico, respiran mejor que los adultos; pero tan pronto como se someten a las presiones sociales y a tensiones, desarrollan los hábitos defectuosos de respiración de sus padres, sobre todo la respiración poco profunda con la parte superior del pecho.

La pérdida de un correcto hábito de respirar trae consigo siempre una consecuencia destructiva para la salud. La corriente sanguínea no se purifica, no se oxigena debidamente ni se queman tampoco correctamente los alimentos para aportar energía. Esto puede justificar la fatiga, jaqueca y neurastenia de la vida civilizada.