jueves, 8 de noviembre de 2007

La respiración larga y profunda: PRANAYAMA

2. La respiración larga y profunda:

Es la más fácil de todas las respiraciones yóguicas, pero es un hábito que en nuestra cultura no tenemos. Nuestra tendencia es de respirar irregular y superficialmente, lo que nos obliga a afrontar la vida de una forma totalmente emocional, con tensión crónica y con los nervios débiles.

Los pulmones normales pueden crecer hasta un volumen de casi 6.000 cm cúbicos. Además de proporcionar oxígeno y eliminar el dióxido de carbono del cuerpo, el sistema respiratorio ayuda a regular el pH del cuerpo (acidez/alcalinidad) y ayuda a eliminar el vapor de agua, hidrógeno y pequeñas cantidades de metano. Normalmente usamos sólo 600 o 700 cm cúbicos de esa capacidad. Si no expandemos los pulmones a su capacidad total, las pequeñas bolsitas de aire que están en los pulmones, llamadas alvéolos, no pueden limpiar su capa de mucosidad de manera suficiente. Por lo tanto, no obtienen suficiente oxígeno y, los tóxicos irritantes se juntan, conduciendo a infecciones que favorecen la aparición de enfermedades.

Sí establecemos la costumbre de respirar larga, y profundamente, adquirimos resistencia y paciencia. Y sí bajamos el ritmo de la respiración para que sea menos de ocho veces por minuto, la glándula pituitaria empieza a segregar a toda su capacidad. Sí la respiración es menor de cuatro veces por minuto la glándula pineal empieza a funcionar a toda su capacidad y la meditación es automática.

El uso correcto de la respiración es una técnica que debe ser cultivada. Considerar que algo tan esencial a la vida es automático es tener solo la mitad de la verdad. La respiración es ambas cosas, voluntaria e involuntaria. En parte se debe a la genética, el temperamento y la evolución, y en parte es aprendida. El hecho es que cuando aprendemos cómo controlar la respiración, se codifica nuestra postura emocional hacia la vida. Repone la energía que nosotros normalmente utilizamos y aumenta la capacidad de reserva que tenemos para las urgencias.

El aspecto bruto de la respiración es la mezcla de oxígeno, nitrógeno y otros elementos que químicamente constituyen el aire. El aspecto sutil es La Prana o fuerza vital que fortalece el cuerpo y la mente. La cantidad, calidad y circulación de cada respiración, crea el fundamento de una vida vital y creativa.

Método:
Primero debemos distinguir las tres partes de una respiración plena:

Respiración inferior y abdominal, media o de pecho, y superior o clavicular. Una respiración plena comienza por llenar el abdomen, luego expandir el pecho separando las costillas y finalmente levantar la clavícula y las costillas superiores. La exhalación es exactamente el contrario: el superior se desinfla, luego el medio y finalmente el abdomen, el ombligo, tira hacia dentro.

Existen ejercicios para que las personas experimentes por separado cada una de las partes de la respiración plena para que vayan cogiendo conciencia de su cuerpo y paulatinamente vayan progresando hasta ejercicios más complejos

Beneficios de la respiración larga y profunda:

- Relaja y calma.

- Esta relajación es de tipo activo en vez de pasivo. Reajusta tu cerebro para que las decisiones correctas fluyan hacia ti en situaciones de crisis


- Te da claridad, te mantiene tranquilo, da paciencia y positividad.

- Reduce y previene la acumulación de toxinas en los pulmones.

- Estimula la química de las endorfinas del cerebro que ayudan a luchar contra la depresión.

- Fortalece el aura.

- Lleva tu cerebro a un nivel nuevo del despertar para ayudarte a tomar mejor las decisiones.

- Mientras la capacidad de los pulmones se expanda y como resultado esté plenamente utilizada, la respiración más la concentración estimulan la glándula pituitaria para que segregue de forma diferente y abrir la función de intuición.

- Bombea el fluido espinal hacia el cerebro, dándote más energía.

- Limpia la sangre.

- Ayuda a aliviar los bloqueos en los meridianos.

- Ayuda a romper los esquemas indeseables de la mente subconsciente y de las adicciones.


- Ayuda para un proceso más rápido de sanación; emocional y física