miércoles, 7 de noviembre de 2007

Principios básicos de movimientos

1. El primer principio y el más importante es el estar relajado.


Lo débil y lo suave vencen a lo duro y a lo fuerte, la relajación o suavidad significa tan sólo un mínimo de fuerza, el necesario para llevar a cabo el movimiento.


2. El segundo principio, es el moverse lentamente.


La ejecución lenta de las posturas le permite relajarse y concentrarse en el equilibrio, control muscular y la respiración, la lentitud también le ayuda a mantener la verticalidad del cuerpo, perfectametnte alienado a lo lardo de todas las posturas.

3. El tercer principio, es el ser contínuo.


Como un gran rio que fluye sin cesar, hay que realizar las posturas, a una velocidad uniforme, sin pausas y sin detenerse.


4. El cuarto principio, es la circularidad.


Los movimientos de sus brazos, piernas y cuerpo deberian ser circulares a fin de que todas las articulaciones, muñecas, codos, hombros se relajen y se ajusten a las curvaturas naturales.


5. El quinto principio es el "hundirse".


Hundir todo el peso en los pies, al igual que se hubiera hechado raíces en la tierra, esto le asegurará un perfecto equilibrio en cada una de las posturas, su cuerpo se hace pesado y su centro de gravedad desciende, su chi se concentra en el tan-tien, en este momento es usted como un peso muerto, lo que no resta fluidez a sus movimientos.


6. El sexto principio, es el de coordinar la respiración con los movimientos.


Respirar de forma natural, a través de la nariz nunca por la boca, la respiración debe ser lenta, suave y pausada, al inhalar dilate la parte baja del abdomen y el estómago sin hinchar el pecho, al exhalar relájese, concentre su aliento o chi, en su tan-tien, la respiración se volverá más lenta y coordinada, inhalará cuando levante sus brazos, al abrirlos, etc.., y exhalará cuando baje los brazos ó al lanzar los brazos ó piernas, etc...


7. El séptimo principio, es la moderación.


Debe evitarse cualquier clase de extremismos al realizar los movimientos, nunca dar el paso demasiado largo, ni extender demasiado los miembros y sobre todo mantener codos y rodillas siempre distendidos.


8. El octavo principio, es el de mover el cuerpo como un todo.

Las acciones de su cabeza, brazos y piernas deben subordinarse al movimiento global del cuerpo, nunca debe mover sus miembros independientemente del cuerpo.


9. El noveno principio, es la tranquilidad.

Mantenga su mente despejada y en calma, debe esforzarse en alcanzar un estado de concentración relajada que aumentará su percepción y conciencia.